Municipios de Sonora enfrentan a ciegas a la delincuencia. 

Día de publicación: 2019-11-19
Por: Redaccion

Localidades que limitan con Chihuahua padecen la falta de policías, armas y patrullas.

Menos de 10 policías, una o dos patrullas y hasta una débil infraestructura para comunicaciones es el equipamiento en seguridad con el que cuentan algunos municipios de la frontera de Sonora con Chihuahua. 

Agua Prieta, Bavispe, Bacerac, Huachinera, Nácori Chico, Sahuaripa, Yécora, Rosario Tesopaco, Quiriego y Álamos son los 10municipios colindantes con esta entidad; la mayoría de los alcaldes reconocen carencias en sus corporaciones policiacas locales.El lunes 4 de noviembre, tres mujeres y seis menores edad, todos integrantes de la familia LeBarón, fueron asesinados en una localidad del municipio de Bavispe, en los límites de Sonora con Chihuahua, por hombres que les dispararon en varias ocasiones.


Este hecho puso la zona en los ojos del mundo no sólo porque los LeBarón son una comunidad estadounidense con residencia en México, sino especialmente por la brutal forma en que ocurrieron los hechos.

Bavispe es un pueblo con alrededor de mil 450 habitantes esparcidos en doce localidades. Su Policía local se compone por cinco oficiales que cuentan con tres patrullas y algunas armas cortas, según el presidente municipal, Cornelio Vega Vega.

De acuerdo con el alcalde, hasta antes del asesinato de los LeBarón se trataba de una población tranquila, pero no descarta la posibilidad de que continúen los operativos de la Policía Estatal de Seguridad Pública, la Guardia Nacional y el Ejército Mexicano por sus calles.
NUNCA ES SUFICIENTE

Mario Tellechea Gámez, secretario del Ayuntamiento de Yécora, dijo que aunque sea localidad sólo cuenta con siete policías municipales y dos patrullas, la presencia de 10 unidades federales y tres del Ejército de manera permanente ha sido suficiente para reforzar la seguridad. 
"Siempre estamos recibiendo (apoyo del Gobierno), y ahora con lo sucedido en la sierra alta se redobló la seguridad en caminos y carreteras", indicó.

En Álamos, la corporación municipal cuenta con alrededor de 70 elementos, además de la base operativa del 60 Batallón de Infantería y presencia de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC) de la Fiscalía del Estado.

Ello ha permitido contener la inseguridad, aunque nunca es suficiente, destacó el alcalde, Víctor Manuel Valderrama Cárdenas, quien considera necesario fortalecer la prevención con ayuda del Estado y la Federación.

"Esperamos más apoyos económicos para reforzar el tema financiero, para que los municipios puedan mejorar los programas operativos de reacción y los programas preventivos", externó el munícipe.

Para Karina Valenzuela Mendívil, presidenta de Rosario Tesopaco, contar con tres policías municipales y un comisario resulta insuficiente cuando se trata de combatir la delincuencia de alto impacto.

Expuso que más que una presencia permanente de instancias estatales y federales se requiere vigilancia recurrente, debido a que "no queremos dar esa otra imagen de que tienen que estar aquí por ser inseguro, porque el Municipio sí es seguro".

La munícipe resaltó también que la inseguridad no se soluciona con tener el Ejército en las calles si no hay opciones para los jóvenes: "Me gustaría darles ocupación, deporte, empleo y oportunidades de estudio, eso sería el mayor apoyo que pudiéramos recibir".
SIN EQUIPO E INCOMUNICADOS

Ubicado a sólo 15 kilómetros de distancia, Bacerac es el municipio más cercano a Bavispe, donde ocurrió la masacre de los LeBarón. Al estar en la sierra alta de Sonora, ambos pueblos tienen en común el problema de que las comunicaciones son débiles. 

Alba Luz Ferra Martínez, alcaldesa de Bacerac, destacó que esto dificulta aún más el trabajo de los elementos de seguridad, pues no pueden comunicarse ni siquiera entre ellos mismos, mucho menos con las comandancias de otros municipios.

Refirió que el mismo día en que asesinaron a la familia en Bavispe se había registrado una balacera en Agua Prieta, que pudo haber servido como alerta para las localidades aledañas si la tecnología lo permitiera.

"Aquí la inseguridad no es tanta, pero si sucede algo en los municipios grandes de Chihuahua, como Janos o Casas Grandes, o en Agua Prieta, prácticamente es como cuando avientas una piedra al agua y se van haciendo olas", expresó.

En cuanto al equipamiento, Ferra Martínez mencionó que la Policía Municipal cuenta con una sola patrulla, pues las otras dos están descompuestas y no se ha recibido apoyo para ello.

"Yo tengo todos los oficios de que lo que más me urge son las patrullas para estar bien comunicados para cualquier caso, porque si bien no hemos tenido situaciones de inseguridad, sí climatológicas, o se puede enfermar alguien en las comunidades", agregó.

SON TRANQUILOS, PERO…

En otras localidades que no están ubicadas en la frontera con Chihuahua, pero sí en la misma zona serrana, también se adolece por la falta de agentes policiacos, aunque los alcaldes consideran que la situación todavía es de tranquilidad. 

"Pues sí es un tema delicado porque son siete comunidades las que tiene que ver el sistema municipal. Tenemos algunos elementos y auxiliares, pero en un tema ya tan delicado como este (delincuencia), yo creo que apenas el Ejército", dijo Guadalupe Valdez Solís, presidenta de Fronteras.

Para María Warnes Acuña, secretaria del Ayuntamiento de Bacoachi, los cuatro policías y el comisario designado por el Estado pueden ser suficientes para los problemas locales, pero no cuando se trata de otro tipo de delitos.

Expuso: "Tienen a disposición sólo dos patrullas en buen estado para recorrer el Municipio y sus comunidades, y aunque el pueblo es muy tranquilo, hay que recordar que es pasadera de gente externa, en ese sentido se vuelve peligroso".


Fuente :Imparcial 

Ir arriba