Los invito a leer mi columna #PlazaZaragoza con el tema: MES DE MAYO Y LA REALIDAD DE MÉXICO 

Día de publicación: 2021-06-23
Por: Marcelo Beyliss

Y MIENTRAS EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA, Andrés Manuel López Obrador nos distrae con su pleito con la clase media y el eventual “Tenochtyland”, el país sigue en un baño de sangre. 

El último reporte del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública establece que mayo pasado ha sido el mes con más homicidios dolosos en lo que va de 2021 con 2 mil 595. 

Es más, no había existido un mes en este sexenio con tantos homicidios dolosos. 

Las cifras ahí están; son fríos los números, pero nos indican la realidad. Y los hechos también ahí están a la vista de todos. En Reynosa, Tamaulipas, un grupo de sicarios abrió fuego contra la población civil y mató a al menos 14 personas ajenas a hechos delictivos; en Michoacán el crimen organizado está apoderado de comunidades completas; en Guerrero, Zacatecas y San Luis Potosí la delincuencia no da tregua. 

En Sonora todos los días se registran hechos delictivos de alto impacto. Las mujeres y los menores de edad están siendo víctimas de la delincuencia organizada. Y el Valle del Yaqui es escenario de las ejecuciones y actos de venganza de narcomenudistas. 

Y así, a lo largo y ancho del país. Son contadas con una mano las entidades que se salvan de esta masacre cotidiana. 

Pero para López Obrador hay cosas más importantes, o al menos nos quiere hacer creer eso, que hay cosas más importantes, como pelearse con la clase media del país. 

La agenda nacional está en la seguridad y en la pandemia, en ambos asuntos ha sido un completo fracaso. 

En el tema de la seguridad (y también en el del Covid) no puede culpar a la oposición. 

Se ha hecho lo que ha querido y nadie le ha puesto trabas. Creo la Guardia Nacional y la política pasó a ser de abrazos y no de balazos. 

Así que no puede poner de pretexto que los conservadores o que sus adversarios le han saboteado sus planes. 

No ha podido porque no ha sabido, punto.  

Y lo más lamentable es que todo indica que así seguiremos porque no hay nada nuevo en el horizonte, y mientras se siga haciendo lo mismo, pues los resultados seguirán siendo los mismos. 

 

 

DESDE EL KIOSKO 

 

Bueno, al menos parece que ha empezado a llover, esperemos que sigan las precipitaciones y desaparezca el fantasma de la racionalización o tandeos de agua en Hermosillo. 

 

Jesús Padilla, concesionario del transporte urbano en Hermosillo, asegura que los choferes están conformes con el trato que se les da, y que la gente que está en el plantón en la Plaza Zaragoza son “cachirules”. 

 

Por su parte, Javier Villarreal Gámez, dirigente en Sonora de la CTM, lamenta que Padilla y compañía no hayan dado el ancho como los responsables de ofrecer el servicio de camiones en Hermosillo, aun con los 8.5 millones de pesos de subsidio que reciben semanalmente 

Ir arriba