Humedal Cucapá, el proyecto artificial que reforesta a Sonora.

Los objetivos de este sitio ubicado en SLRC, son mejorar el tratamiento del agua para recargar los mantos acuíferos y preservar plantas endémicas de la región.

Día de publicación: 2020-09-23
Por: El Sol de Hermosillo

Tras dos años de esfuerzos, 20 hectáreas del Humedal Cucapá se encuentran reforestadas en San Luis Río Colorado, un logro para el primer humedal artificial urbano de Sonora.

El Humedal Cucapá se inauguró el 23 de marzo de 2018, en él colaboraron el Organismo Operador Municipal de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (Oomapas), Walton Family Foundation y Pronatura Noroeste.

No obstante, el proceso de planeación, diseño y construcción de este humedal data de febrero de 2017, y consistió en la delimitación del polígono, compactación del suelo, nivelación de topografía, suministración de agua, excavación y operación de los niveles de agua.

El propósito del Humedal Cucapá es mejorar el tratamiento del agua y recargar de manera más limpia, así como eficiente los mantos acuíferos, su creación forma parte de las estrategias de restauración del Programa de Agua y Humedales de Pronatura Noroeste en el Delta del Río Colorado.

Este espacio abarca un perímetro de aproximadamente 25 hectáreas y, para su construcción, se removieron alrededor de 30 mil metros cúbicos de tierra para crear un espejo de agua de 17 hectáreas.

La inversión inicial de este proyecto fue cercana a los 8 millones de pesos, un millón por parte de Pronatura, y los otros 7 millones entregados por Oomapas.

Si bien los humedales se dan de manera natural, en este caso sólo se le está ayudando a la naturaleza a recuperar un espacio perdido y a tratar el agua.

Cabe destacar que el recurso hídrico que forma este ecosistema de humedal artificial proviene de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de la ciudad.

Como parte del diseño de vegetación para la creación del humedal se consideró apropiado plantar flora endémica de la región del delta del Río Colorado, particularmente tule y mezquite dulce.

El sitio se reforestó con 6 mil nueve plantas que fueron sembradas por voluntarios de las comunidades cercanas y la Brigada de Restauración de Pronatura Noroeste y de Oomapas.

Este follaje tiene la función de un sistema de tratamiento terciario que mejora la calidad del agua para la recarga del acuífero, y también genera un hábitat nativo saludable para la vida silvestre.

De acuerdo con el equipo técnico de Pronatura Noroeste, 89 especies de aves habitan, descansan o se alimentan en la zona, entre correcaminos, gorriones sabaneros, tordos de cabeza amarilla, patos cucharones norteños, cercetas de alas verdes, pelícanos blancos y gaviotas de pico anillado.


Fuente: Alberto Maytorena | El Sol de Hermosillo


Ir arriba